domingo, 17 de febrero de 2013

¡Y por fin Malena!

Hoy os quiero acercar mi experiencia anoche en Malena, acompañada de los mejores (mi familia) pude disfrutar de un lugar que como ya os he dicho con anterioridad es muy  especial, y no me defraudó, ni a mi ni a mi familia que ya están pensando en volver.
Malena nos recibe nada más llegar y eso ya es señal de que la velada va a ser maravillosa.
Nos invitan a un aperitivo que estaba espectacular, madre mía que sabores y que cosa más deliciosa, una maravilla, sin palabras sigo.
Una ensalada con reducción de coca- cola fue uno de los entrantes que elegimos, y os tengo que decir que aunque tenía mis dudas a esa reducción el resultado final me dejó boquiabierta, diferente y con mucho sabor, me encanto totalmente.
Otro entrante, pero este muy argentino: la empanada, en Malena contáis con cuatro opciones diferentes, nosotros nos decantamos por la de carne picada y estaba genial. Mis papilas gustativas aún se están relamiendo con esos sabores.
El problema vino al elegir los principales porque Malena cuenta con una selección que llama mucho la atención y además es una selección tan cuidada que no sabes porque decidir. Finalemente nos decidimos por carnes ( os las recomiendo sin pensarlo porque eran una sinfonía de sabor única) los raviolis de tartufo (madre mía yo que no soy de raviolis y estaba por rebañar el plato) y la selección de hamburguesas (probar la Malena sin dudarlo veréis que maravilla)
Las tres hamburguesas que hacen en Malena, una de atún, una vegetal y la Malena con carne de ternera.

Y por fin mi parte favorita: el postre. Yo ya no puedo hacer una tarta de queso después de probar esta, estaba increible en la vida había probado algo así, maravillosa, dulce, sabrosa.... pero es que  pedimos un brownie y no creaís que se quedaba atrás, ¡menudos postres!
Asi quedo el plato después de comer la maravillosa tarde de queso.
Y después del postre un chupito de Gin Tonic, un regalo de la casa que terminó de cerrar una cena increible en sabores, en ambiente y en trato.
Ir a Malena Resto- Bar, teneis que probar sus platos para haceros una idea de lo que yo os cuento, es maravilloso lo que el cocinero consigue en cada plato, es increible el trato tan especial que te hacen sentir desde que llegas y es único el lugar, no puedo si no agradecer que Malena esté tan cerca de nosotros para poder seguir disfrutando de un lugar tan especial.
Os invito a que cada vez que vallais a Malena escribais vuestra experiencia en twitter seguida del hastag #enganchadaamalena , yo ya lo he hecho y lo haré cada vez que vaya porque de verdad que merece la pena un lugar como este.
¡Disfrutad tanto como yo!